En el marketing digital, uno de los cálculos que te permitirán mejorar tu rendimiento es el ROI (Return on Investment). Con él podemos obtener una idea clara del éxito de nuestras campañas publicitarias, en relación al número de ventas que logras.

¿Qué es exactamente el ROI?

El ROI o dato del retorno de la inversión, no es más que el índice que te dará una idea concreta sobre la efectividad de tus campañas publicitarias. En términos simples, es la relación entre lo que gastas en marketing y el dinero que te entra por concepto de ventas logradas.

Este parámetro siempre será un resultado monetario. La fórmula básica es restar la inversión hecha a los beneficios económicos obtenidos y dividir dicho número de nuevo entre la inversión. Si obtienes una cifra (%) con signo positivo eso significa que tu negocio al menos es rentable por el momento.

Básicamente, el resultado te indicará si has ingresado más dinero del que gastaste en concepto de publicidad, o si por el contrario debes realizar algún cambio en tu forma de invertir. Con una comparación entre varias campañas podrás tener mayor información para el análisis.

La filosofía del ROI

El ROI te ayudará a entender la efectividad del gasto que haces para la captación de nuevos clientes: ¿Están funcionando las campañas o por el contrario la inversión no es óptima? A partir de aquí, será muy fácil entender este concepto.

Midiendo la rentabilidad del Marketing digital

La estrategia correcta de marketing no solo comprende los esfuerzos para obtener nuevos usuarios o consumidores. Mientras que la mayoría de los emprendimientos gastan el 80% de su inversión en la captación de nuevos clientes, no hay que olvidarse de otro aspecto fundamental: la fidelización de los contactos que ya se tienen.

 

 

Analizando a la audiencia

Las estadísticas de tus portales digitales y redes sociales te ayudan a reconocer cómo es cada cliente que compra en tu portal o que al menos se acerca a ver tus productos. Además, también se puede conocer a ciencia cierta quiénes han regresado para realizar otra compra dentro de la tienda digital. Es decir, los que han repetido experiencia.

Lo que cualquier empresa tiene que hacer, al obtener datos sobre sus principales compradores, es orientar sus campañas publicitarias a esos grupos. Siempre lo han hecho, pero con Internet la recopilación de dicha información se ha simplificado.

En este sentido, el indicador de ROI se ha redimensionado a un estudio mucho más completo de los usuarios: El ROE o “volviendo a la experiencia”.

La experiencia de cliente

No es fácil convertir totalmente en números la experiencia que tiene el cliente cada vez que interactúa con tu marca y sus productos. Pero definitivamente existen datos numéricos que te sirven para formarte una idea de dicha percepción.

Hay algunas variables muy interesantes, como el número de veces que un cliente vuelve a comprar, sus comentarios o las recomendaciones hechas a otros potenciales usuarios. Si comienzas a establecer relaciones de estos datos con otros como el género o la edad, podrías tener resultados insospechados.

De esta forma, conociendo a tus compradores más fieles, podrás conservarlos y también conocer a la larga a las personas que tratarás de captar mediante tu próxima campaña de publicidad. Por ello, tanto el “retorno de la inversión” como la “experiencia del cliente” son de gran importancia para tu crecimiento económico.

Algunas estrategias útiles

Si logras agrupar y segmentar a los clientes según sus características sociales, preferencias, necesidades, experiencias en compras anteriores y grados de afiliación a tu marca, entonces podrás generar distintas publicidades dirigidas para cada uno. Por ejemplo: el que compró por primera vez, el que lo hizo dos veces y el que lo hace constantemente.

 

 

Con cada campaña puedes verificar la reacción de los diferentes grupos de consumidores: ¿Funcionó la publicidad para convertir a un usuario? ¿Funcionó para el que ya era fiel o logró fidelizar a un comprador? Con esto, tendrás una perspectiva mucho más completa.

También es recomendable utilizar algunos indicadores, como el Net Promoter Score, que mide la fidelidad de los consumidores basándose en las recomendaciones. Se establecen puntuaciones que clasifican a los usuarios en promotores, pasivos y detractores.

Los Touchpoints

Los touchpoints o puntos de toque son estrategias y canales de comunicación, que utilizan las compañías para que los futuros clientes entren en contacto con los productos en cuestión. Los mismos definen la pre-compra, la adquisición y hasta la sensación después de cerrar el trato.

Todas las acciones comunicativas que implementes para conectar al internauta con tus bienes o servicios ofrecidos son touchpoints. Revisar todas esas interacciones te ayudará a conocer cómo percibe la audiencia tu negocio y las acciones de mejora necesarias a implantar.

Siempre es buena idea buscar información hasta en nuestras interacciones de redes sociales. Cada comentario, like, compra y visualización dicen algo sobre la forma en que se perciben tus acciones de empresa.

Customer experience

El ROI es útil para establecer comparaciones entre campañas y planificar nuestras futuras labores de mercadeo. No obstante, en la actualidad podemos conocer un poco más sobre la experiencia que viven nuestros usuarios cuando acceden a nuestros productos. Las modernas estadísticas digitales nos permiten realizar todo tipo de análisis. Todo ello puede incluirse en el llamado customer experience.

¿Tienes preguntas o comentarios?

Comentarios