Estrategias de marketing digital

El diagnóstico de las métricas del marketing digital de una empresa debe ser más que nada una forma de mejorar la perfomance de tu equipo de ventas. En ese sentido, las estrategias inbound y outbound no están del todo peleadas, el apotegma de la física nos puede dar una idea de lo que sucede: “…nada se pierde, todo se transforma…”. Entonces esto se podrá conciliar y convertirlo en una forma de mejorar las ventas.

Hoy en día existen dentro de las herramientas de análisis de los softwares las mejores armas para dedicarse no tan sólo a recolectar información, sino también a mejorar las formas de venta de la empresa. Si todavía trabajas con estrategias del tipo outbound, te podrás hacer una idea de lo que significa: los clientes descartan la inmensa mayoría de las comunicaciones que les llegan. De acuerdo con los números, prácticamente sería una estrategia inútil.

La finalidad de las estrategias de telemarketing en inbound es generar formas de ayuda para que los sectores de ventas puedan llegar de una manera eficaz a los posibles consumidores. Y, además de ello, haciéndolo en los términos correctos para que estos se interesen verdaderamente en los productos. Existen por los menos tres maneras de que el marketing inbound pueda aplicarse a una forma de venta outbound.

1) Los correos que envías deben ser útiles

Es importante que los correos que envíes no sean una masa de información general y despersonalizada, sino que deberían estar confeccionados y redactados de acuerdo a las características de los leads que tenemos a nuestra disposición. Esto permitirá que los correos sean útiles para la empresa y, en ese sentido, herramientas de automatización como Hubspot o Marketo sirven para captar rápidamente hacia dónde se dirigen los leads, cuáles son las interacciones que generan, qué correos abren y cuáles no, etc.

Mediante el inbound marketing debes entonces captar dónde está la mejor proporción de respuestas y, gracias a ello, puedes segmentar la información y apuntar con certeza a los receptores adecuados.

2) La información correcta permite que las llamadas sean más eficaces

Cuando un posible cliente lee nuestra propuesta original, llena un formulario y se convierte un lead, cabe la posibilidad de que luego no vuelva a acordarse de nosotros, pero aún así podemos lograr que se interese.

¿Cómo? Pues tratando de llegar a él de una manera constructiva. ¿Qué quiere decir esto? Debemos comunicar de una manera instructiva, didáctica, seductora; si nuestro abordaje se limita a la propuesta meramente comercial -presentación del producto, estratagemas de venta a continuación-, puede ser que no se interese siquiera en leerlo. Por el contrario si conocemos cuáles son los límites y horizontes -que no es lo mismo-, y generamos una estrategia del deseo en ese espacio, lograremos que quieran prestarnos atención. Luego vendrá nuestra propuesta de ventas.

3) Usa el CRM para optimizar la capacidad de respuesta

El CRM es el disparador para lograr que nuestra propuesta sea efectiva, rápida y certera. Con este sistema identificaremos a dónde debemos dirigirnos; es una mira que nos indica dónde están los flancos amigables.

En un sentido estrictamente comercial, el CRM indicará a la sección de ventas que el marketing inbound está siendo exitoso y que un lead ya es un potencial cliente al cual debemos mostrar nuestra propuesta.

4) Atención y reacogida a los que volvieron

Si un lead regresa al sitio, todas las luces de alerta deben encenderse; es como el pichón que viene a comer de tu mano. La sección de ventas debe acompañar esta situación de una manera responsable, y con la mejor propuesta posible. Alguien que se alejó vuelve, y si no conocemos sus intereses y necesidades cometeremos el peor pecado.

Por ejemplo, el CRM de Hubspot te permite apreciar automáticamente el cronograma de vistas de un lead y ver si está madurando hacia un interés concreto. ¿Qué hacemos? Dirigimos toda nuestra experticia hacia allí.

¿Tienes preguntas o comentarios?

Comentarios