El modelo clásico del horario de oficina se ha evaporado prácticamente de todas las empresas y cada día somos más los que nos damos cuenta que estar presente en la oficina no tiene nada que ver con la productividad y en los contact center ocurre exactamente lo mismo.

El horario flexible y el teletrabajo aportan muchas oportunidades de mejora, tanto para la empresa como para sus trabajadores. Mientras los agentes reciben una mejora laboral y se sienten más motivados, la empresa sigue produciendo, a la vez que es más fácil cubrir necesidades en horas especialmente cargadas de interacciones con clientes.

Durante este confinamiento que estamos viviendo, por ejemplo, se puede afirmar que, con el aumento de las compras online en algunos sectores, se han cambiado las tendencias horarias. Ahora existen dos prime-times, el de la noche y el de la mañana, de modo que los contact center se han tenido que adaptar reforzando esas franjas horarias para poder atender las necesidades específicas en esos horarios.

Gracias a la flexibilidad horaria y al teletrabajo, se satisfacen las necesidades de los agentes y se cubren los altos volúmenes de interacciones, con un mínimo coste de implementación y una eficacia demostrada.

Desgraciadamente nos encontramos en el país de la unión europea donde más horas se trabaja. La mayoría de empresas tienen un horario definido y presencial aunque la mayoría de trabajadores siguen trabajando fuera de ese horario casi a diario. Otros países, en cambio, apuestan por la flexibilidad y están obteniendo fabulosos resultados. Algunas empresas incluso apuestan por semanas laborales más cortas viendo como sus trabajadores logran resultados equivalentes a la vez que se facilita la conciliación y se reducen los niveles de ansiedad.

Ventajas de la flexibilidad horaria

Si hablamos de implementar dicha flexibilidad horaria y el teletrabajo en un contact center las ventajas son más que tangibles ya que:

1. Tendremos agentes más centrados en lograr sus objetivos y no dedicarán tanto tiempo a otras cosas. Aumentará su compromiso hacia el trabajo y se sentirán más orgullosos de su labor y de su empresa.

2. Reduciremos las bajas por enfermedad derivadas tanto del estrés como de problemas musculares asociados al agotamiento producido por las largas jornadas laborales.

3. Estaremos contribuyendo a que los desplazamientos se reduzcan con la consecuente reducción de la contaminación. No olvidemos que los contact center son empresas intensivas en capital humano.

Adaptarse a los nuevos modelos de trabajo

Debemos desterrar la idea que flexibilizar y teletrabajar impliquen trabajar menos. Simplemente se trata de distribuir el tiempo de una manera más efectiva para lograr los objetivos. Para llevar a cabo todos estos cambios será necesario apoyarse en la confianza mutua, la responsabilidad individual y adaptar la legislación vigente y, aunque no será fácil,  viendo los beneficios que comporta para todos los actores, la flexibilización y el teletrabajo se acabarán imponiendo. Y si no, tiempo al tiempo.

No podemos dejar de señalar que esta flexibilidad que reclamamos en el ámbito laboral la debemos extender también a las soluciones tecnológicas que soportan la operación de los contact center. Un software como ICR Evolution se adapta perfectamente a tu modelo de negocio y al uso que de él hacen los agentes del contact center sin incurrir en sobrecostes sin sentido. Además,  tus agentes podrán teletrabajar sin perder ninguna capacidad  como si lo hicieran presencialmente desde el contact center.

Si tienes cualquier duda, contáctanos, estaremos encantados de atenderte.

¿Tienes preguntas o comentarios?

Comentarios